En este artículo, te contamos, primero, unos datos terribles sobre lo que supone la obesidad y el sobrepeso en la actualidad. Y en segundo lugar, vamos a darte algunos conocimientos importantes que necesitas saber para evitar el sobrepeso y la obesidad.

LOS DATOS ASUSTAN…2,8 millones de muertos al año

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.

En 2016, más de 1900 millones de adultos tenían sobrepeso y más de 650 millones eran obesos. Cada año mueren, como mínimo 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso. La tasa de adultos con obesidad se ha casi triplicado entre 1975 y 2016. Aunque se consideraba un problema limitado a los países de altos ingresos, en la actualidad la obesidad también es prevalente en los países de ingresos bajos y medios.

En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso en todo el mundo. La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los niños con sobrepeso tienen muchas posibilidades de convertirse en adultos obesos tienen más probabilidades de convertirse en adultos obesos, y en comparación con los niños sin sobrepeso, tienen más probabilidades de sufrir a edades más tempranas diabetes y enfermedades cardiovasculares, que a su vez se asocian a un aumento de la probabilidad de muerte prematura y discapacidad.

El 57% de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad causan más muertes que la insuficiencia ponderal. Entre esos países se incluyen todos los de ingresos altos y medianos. La diabetes, la cardiopatía isquémica y determinados cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad.

SEDENTARISMO Y UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Los medios de comunicación tienen un fuerte impacto, pero rigor limitado, al abordar la pérdida de peso, y esto está directamente en relación con el aumento del sedentarismo a nivel mundial, causa primaria del incremento de factores de riesgo de padecer enfermedades. Se entienden los programas de intervención para “perder peso” como algo puntual más que como un estilo de vida en el que el verdadero objetivo primario a conseguir debería ser conseguir una óptima composición corporal (masa corporal magra, masa muscular e índice de grasa), y de manera secundaria, un peso acorde a ella.

FUERA EL SEDENTARISMO, HAY QUE DARLE IMPORTANCIA A UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE: CON EJERCICIO FÍSICO Y CUIDANDO LA NUTRICIÓN

SOLUCIONES A LA OBESIDAD Y SOBREPESO

BALANCE NEGATIVO: No ingerir una kcal a través de dieta no es lo mismo que gastar esa kcal a través de ejercicio.

Existe una verdadera necesidad de incluir el ejercicio en combinación con esa dieta para provocar cambios efectivos en la composición corporal y los biomarcadores de problemas metabólicos. Y es que no es lo mismo “no ingerir una kcal a través de dieta, que gastar esa kcal a través de ejercicio”, ya que el ejercicio nos ofrece una infinidad de beneficios para la salud (aumento de la masa muscular, regula la tensión arterial, mejora la sensibilidad a la insulina, mejora la densidad ósea, aumenta la oxidación de grasas…) además de aumentar el gasto energético.

La dieta asociada con el ejercicio puede proporcionar una mayor pérdida de peso inicial que la dieta sola; y lo más importante es que después de un año, la combinación de ambos también se asocia con una mayor pérdida de peso que la dieta sola, en un rango compatible con beneficios clínicamente relevantes.

Más importante aún, dentro de la elección de ejercicios, el entrenamiento concurrente (fuerza + cardiovascular) es más efectivo que el entrenamiento únicamente de fuerza o únicamente cardiovascular, por ese orden. Además, en la división del entrenamiento concurrente, el predominio del entrenamiento de fuerza sobre el cardiovascular ha demostrado mejorar en mayor medida la composición corporal y los marcadores bioquímicos generales.

Por lo tanto, un tratamiento de pérdida de peso debería centrarse en la producción de un gran estrés metabólico procedente del ejercicio (individualizado, por supuesto) en lugar de un desequilibrio energético.

Si necesitas que te expliquemos más sobre cómo aplicar esto a tu vida y tu entrenamiento, preguntanos.

¡ESTAMOS PARA AYUDARTE!